Síndrome constitucional: síntomas, causas y tratamiento.

Estas Síndrome físico O síndrome de 3 horas - A - Es una patología caracterizada por tres componentes: debilidad, anorexia y pérdida de peso involuntaria o pérdida de peso importante.La aparición de este síndrome no debe ir acompañada de síntomas o signos que guiarán el diagnóstico de las características de un órgano particularmente o una patología sistémica.

El síndrome físico es un desafío clínico para los profesionales pues puede ser bien difícil de diagnosticar y requiere un examen cuidadoso para advertirlo. Además de esto, puede haber muchas causas, y estas causas son muy diferentes.

Los síndromes constitucionales pueden tener diversos grados de gravedad, el mucho más grave de los que es la caquexia, que se caracteriza por una pérdida de peso grave, fatiga, atrofia muscular y desnutrición; a veces está relacionado con el avance de cáncer.

Por otra parte, es una patología que puede mostrarse a cualquier edad, aunque es más común con la edad, puesto que la pérdida de apetito y la debilidad son más habituales en estas etapas.

Hay varios conceptos en la literatura para definir esta condición como síndrome general, síndrome artificial general, síndrome de caquexia-anorexia-debilidad, síndrome de caquexia, etcétera.

Los componentes del síndrome físico.

bajo

Esto quiere decir una falta de energía o una incapacidad física y mental para efectuar las ocupaciones cotidianas normales antes y es la manifestación menos obvia del síndrome.

Alrededor del 25% de los pacientes que acuden a la clínica afirmaron estar cansados ​​o enclenques, pero eso no significa que desarrollarán este síndrome.

En el momento en que sucede de manera apartada y no tiene otros síntomas, aun puede marchar mandando una señal para calmar nuestro cuerpo a lo largo del estrés en un largo plazo. Sin embargo, con este síndrome se acompaña de otras manifestaciones, con lo que es un problema que requiere tratamiento.

La diferencia entre la debilidad orgánica y servible son sus diferentes causas, incluyendo la duración (tiempo de trabajo más largo), el desarrollo fluctuante, la resistencia al esfuerzo físico y otros síntomas (parece funcionalmente impreciso, casi ilimitado).

Dada esta situación, los profesionales intentarán primero remover las probables causas orgánicas.

anorexia

En un caso así, se define como una pérdida importante de apetito que no es causada por otros problemas, como: B. Inconvenientes relacionados con la cavidad bucal, pérdida de dientes o falta de olfato. Compruebe esto para ver si se debe a otras razones concretas.

Según Suárez-Ortega et al. (2013) se desarrolla desde varios procesos y acostumbra finalizar en caquexia (desnutrición severa) o incluso gradualmente hasta la desaparición. Por el hecho de que nuestro cuerpo necesita comida para sobrevivir.

Para saber si un individuo tuvo caquexia, se pueden emplear los próximos criterios:

  • Pérdida de peso accidental mayor o igual al 5% en menos de 6 meses.
  • El índice de masa corporal (IMC) de la gente menores de 65 años es inferior a 20 y el índice de masa corporal (IMC) de las personas mayores de 65 es inferior a 22.
  • Índice de grasa en el cuerpo bajo (menos del 10%).
  • Niveles bajos de albúmina.
  • Incremento de citocinas en sangre.

La pérdida de apetito está relacionada con el próximo ingrediente, la pérdida de peso o la pérdida de peso.

Perder peso

Es una pérdida de peso inconsciente, principalmente a través del tejido graso. Esto se considera grave si intencionalmente pierde el 2% de su peso del cuerpo en un mes, mucho más del 5% en 3 meses y mucho más del 10% de su peso corporal en 6 meses.

Como se mencionó anteriormente, esta pérdida de peso puede estar relacionada con el punto anterior (inanición), inconvenientes digestivos, mala absorción de nutrientes, anorexia o temor a la comida o demencia. Si persiste incluso con una mayor ingesta de calorías, puede deberse a diabetes, hipertiroidismo o diarrea.

En el cáncer, esta pérdida de peso puede ser ocasionada por una pluralidad de componentes: tumores gastrointestinales que comprimen órganos, activación de factores de necrosis o efectos secundarios de otros tratamientos.

Con el síndrome físico, es esencial entender que esta pérdida no se debe a un periodo de dieta voluntaria, diuréticos o cualquier otra enfermedad. Para calcular cuánto peso ha perdido, puede usar esta fórmula (Brea Feijoo, 2011):

Porcentaje de pérdida de peso = peso normal ??? Peso actual x 100 / peso normal

¿Qué tipos hay?

Las clasificaciones típicas son:

¿a? ? ? ? Síndrome constitucional completo: Se muestran los 3 elementos explicados previamente.

¿a? ? ? ? Síndrome constitucional incompleto: La pérdida de peso es un síntoma básico, se asocia con debilidad o simplemente con anorexia.

la razón

Las primordiales razones tienen dentro:

Patologías orgánicas no tumorales (40% de los pacientes)

El síndrome suele estar provocado o relacionado con trastornos gastrointestinales como inflamación intestinal, úlceras, patología celíaca, dificultad para tragar, pancreatitis, etc. Asimismo puede estar relacionado con anomalías de la salud del sistema endocrino como el hipertiroidismo o el hipotiroidismo, la diabetes o, más ocasionalmente, el feocromocitoma o el hiperparatiroidismo.

Por otro lado, puede ser provocado por infecciones como tuberculosis, infecciones por hongos, parásitos y VIH. O podría estar relacionado con una patología del tejido conectivo, pulmones o riñones. En medio de estos últimos, el perder peso socia a la hemodiálisis es la situación de mayor morbimortalidad.

Los cambios cardiovasculares pueden ser una parte de la causa del síndrome constitucional, que hace que la gente pierdan peso por diversas razones, como un catabolismo excesivo (la síntesis o humillación de proteínas es muy rápida) o la pérdida del apetito.

Se ha asociado reiteradamente con isquemia mesentérica (que conduce a un suministro deficiente de sangre al intestino delgado). Por otro lado, la caquexia se asocia con insuficiencia cardíaca grave.

Curiosamente, este síndrome también puede mostrarse en personas que toman múltiples medicamentos, lo que lleva a el perder peso, en especial en los jubilados.

Tumor o neoplasiaUna especie de

El síndrome constitucional puede ser causado por tumores (cerca del 25% de los pacientes) o tumores. Los tumores involucran el avance de tejido nuevo en algunas unas partes del cuerpo y tienen la posibilidad de ser malignos o benignos.

Hicieron metástasis en el 50% de los pacientes con cáncer en el momento del diagnóstico. El más común es el tracto gastrointestinal, seguido del sistema genitourinario, entonces la hematología tumoral.

Trastornos del sistema inquieto

El deterioro de la función nerviosa conduce gradualmente a una disfunción visceral, por lo que la ingesta de alimentos disminuye. El accidente cerebrovascular, la demencia, la esclerosis múltiple o la patología de Parkinson se asocian con una mayor frecuencia con este síndrome.

Causa siquiátricas

Sorprendentemente, los trastornos mentales también pueden ser la causa principal del síndrome físico. Por ejemplo, la depresión causa esta afección en 1 de cada 5. Estos trastornos tienen dentro eminentemente trastornos de la alimentación, demencia o trastornos de somatización.

Causas sociales

Es esencial rememorar que este síndrome puede ocurrir en las partes mucho más pobres del mundo, singularmente en los jubilados, debido a la incapacidad de conseguir suficiente comida.

Una investigación de Hernández Hernández, Materas Gallardo, Riancho Moral y González-Macáas (2002) resaltó la importancia de estudiar la etiología de este síndrome. Se analizaron 328 casos de pacientes con síndrome constitucional y se clasificaron sus causas de mayor a menor según su continuidad: tumores malvados, anomalías de la salud mentales y anomalías de la salud orgánicas del tracto digestivo.

diagnóstico

Para lograr diagnosticarlo, debe cumplir con los criterios que especificamos previamente y clasificarlo como terminado o incompleto.

En el momento en que los profesionales se han asegurado de que están respondiendo a estos Criterios diagnósticos, piden al paciente antecedentes médicos personales (patología, profesión, lugar de vivienda ...) y familiares (si el historial médico tiene otras patologías, cáncer o trastornos mentales).

Junta datos sobre la actividad física, o si lleva un estilo de vida sedentario o activo, su propio estilo de nutrición, ya sea que use drogas o consuma drogas. Se cuestiona la comprensión de la gravedad de los síntomas, cuánto duran y de qué forma afectan la vida de las personas.

El examen físico generalmente incluye análisis de sangre, análisis de orina, análisis bioquímicos básicos, análisis de sangre esconde en las heces y una ecografía del abdomen.

Si no se hace un diagnóstico preciso aun después de un examen cuidadoso, se puede hacer el diagnóstico de síndrome constitucional inexplicable (se requieren al menos 3 semanas de hospitalización). Y se recomienda comprobar primero cada dos meses, entonces cada seis meses (Rodríguez Rostan, 2015).

Cual es su popularidad

Según Suárez-Ortega et al. (2013) En el Hospital Universitario de Enorme Canaria - Doctor Negrínâ - La prevalencia del síndrome constitucional es altísima (alrededor del 20%).

Por otra parte, en Hernè ndez Hern ndez, Matorras Galen, ¡Riancho Ética y  Gonzalez-Macé s (2002) analizaron pacientes con este síndrome y hallaron que el 52% de los pacientes eran hombres y el 48% mujeres. La edad promedio de los pacientes fue de 65,4 años, pero las edades oscilaron entre los 15 y los 97 años.

Además de esto, el 44% de los pacientes tenía cuando menos una comorbilidad y el 24% de los pacientes tenía más de una comorbilidad.

tratamiento

Por supuesto, el tratamiento del síndrome constitucional es personalizado, es decir, totalmente adaptado a los síntomas y inconvenientes de cada tolerante.

Además de investigar los síntomas, también se valoran la causa, el estadio de la patología, las opciones de régimen existentes y los efectos del problema en las funciones humanas.

Intervención multidisciplinar

La mejor forma de resolver el síndrome constitucional es una intervención multidisciplinar que involucra a varios expertos: médicos, enfermeras, nutricionistas, terapeutas ocupacionales, fisioterapeutas, psiquiatras, etcétera.

Primero, insistió en cambiar la dieta de los pacientes bajo la supervisión de profesionales. Intentan acrecentar su ingesta calórica mediante una dieta alta en calorías amoldada a sus preferencias y necesidades, y evitan restringir los alimentos. En ciertos casos se recomienda la utilización de complementos alimenticios.

sustancia

Generalmente, ciertos fármacos como el acetato de megestrol o los corticosteroides en dosis bajas (como la dexametasona o la prednisona) pueden ser útiles para este síndrome. Pueden contribuir a progresar la anorexia y la pérdida de energía (debilidad). Los otros fármacos empleados son la ciproheptadina y la metoclopramida.

Sin embargo, dado que este síndrome varía bastante en cada individuo, los peligros y beneficios de tomar estos fármacos deben sopesarse por separado ya que tienen la posibilidad de tener resultados consecutivos como hipertensión arterial, insomnio, insuficiencia suprarrenal, trastornos gastrointestinales, etc.

También es esencial que reaccionen a las adversidades que provocan la patología. Por consiguiente, es requisito entender qué causa el síndrome, porque es objeto de régimen: Por hipertiroidismo, tumores, patologías neurológicas, problemas gastrointestinales, etcétera. Se crean tratamientos concretos para abordar la causa.

referencia

  1. Brea Feijoo, J. (sin fecha). Síndrome constitucional. Recuperado de Fisterra.com el 21 de julio de 2016.
  2. Castro Alvirena, J. y Verdejo Bravo, C. (2014). Diagnóstico y tratamiento del síndrome constitucional en el adulto mayor. Medicina, 11 (62), 3720-3724.
  3. Ramárez, FB, Carmona, JA y Morales Gabardino, JA (2012). Un estudio preliminar en pacientes con síndrome constitucional en atención principal. FMC. Educación médica continua en atención primaria, 19, 268-277.
  4. ?????? Síndrome general ??????. (sf). Recuperado de la Facultad de Cantabria el 21 de julio de 2016.
  5. Suárez-Ortega, S., Puente-Fernández, A., Santana-Baez, S., Godoy-Dáaz, D., Serrano-Fuentes, M., y Sanz-Peláez, O. (2013)). Síndrome constitucional: entidad clínica o paquete mixto. Gaceta médica del IMSS, 51(5), 532-535.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir
error: Content is protected !!