MEDICAMENTO

Qué es un anticuerpo El papel de los anticuerpos en el sistema inmunitario

Los anticuerpos son sustancias que produce el organismo cuando detecta la invasión de microorganismos. Los anticuerpos protegen el cuerpo y matan las bacterias dañinas. Cuanto mayor sea la capacidad del cuerpo para producir anticuerpos, más fuerte será la inmunidad contra la infección.

Hay 5 tipos de anticuerpos en el cuerpo humano:

  1. IgG: El anticuerpo más común en sangre, calostro y líquido tisular. La IgG atraviesa la placenta y protege al bebé durante las primeras semanas de vida, cuando el sistema inmunitario aún no está desarrollado.
  2. IgA: Alrededor del 15-20% en sangre, calostro, saliva y lágrimas. Donde se secretan los anticuerpos IgA, ayudan a combatir los patógenos allí.
  3. IgM: esta es la primera capa inmunitaria sintetizada en el cuerpo del bebé y ayuda a destruir los antígenos dañinos y proteger el cuerpo.
  4. IgE: este anticuerpo es una parte importante y juega un papel importante en las reacciones de hipersensibilidad, así como en el mecanismo inmunológico contra los parásitos.
  5. IgD: ocupa solo el 1% en la membrana celular y tiene la función mínima en la activación del antígeno. Catalizan rápidamente y son fácilmente hidrolizados por la plasmina durante la coagulación.

El papel de los anticuerpos en el sistema inmunitario


Los anticuerpos desempeñan un papel en la unión a los antígenos, activando el sistema del complemento y movilizando las células inmunitarias.

  1. Se une al antígeno: cada anticuerpo tiene la capacidad de reconocer el antígeno. Los anticuerpos ayudan a neutralizar las toxinas, previenen la adhesión celular y evitan la alteración de la respuesta antitoxina causada por las toxinas.
  2. Activación del complemento: cuando se activa, el complemento (una colección de proteínas plasmáticas) mata las bacterias invasoras.
  3. Activación de células inmunitarias: para iniciar el proceso de matar bacterias, los anticuerpos se unen a los macrófagos (células con la capacidad de «comer» bacterias).

Aumentar los anticuerpos del cuerpo al comer y beber.

Para tener un sistema inmunológico saludable, el cuerpo debe proporcionar suficientes anticuerpos para mejorar su capacidad de reconocer patógenos.

Para complementar los anticuerpos, el cuerpo necesita obtener una gran cantidad de nutrientes, proteínas, grasas, vitaminas y otros minerales. Asimismo, debemos utilizar algunos productos como la leche inmadura (contiene IgG, IgA, IgM.), la miel (tiene propiedades antibacterianas).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba
error: Content is protected !!