Los lectores comparten sus verdaderas historias secretas de Santa

¿El secreto mejor guardado de Papá Noel? Tiene duendes por todas partes, y estas dulces historias de amabilidad festiva lo demuestran.

Cada producto editorial se selecciona de forma independiente, aunque podemos recibir una compensación o recibir una comisión de afiliado si compra algo a través de nuestros enlaces. Las calificaciones y los precios son precisos y los artículos están en stock al momento de la publicación.

Manos enguantadas acunando una caja de regalo

Imágenes de Stefan Tomic/Getty

Historias conmovedoras de héroes festivos cotidianos

Las vacaciones, sin duda, pueden ser agitadas. Conseguir un árbol, planificar fiestas de Navidad, comprar los regalos de Navidad de los niños: tanto que hacer, tan poco tiempo. Sin embargo, es importante dar un paso atrás y recordar que la Navidad y toda la temporada navideña es un momento para difundir la bondad y el buen ánimo para todos. Incluso el acto de bondad más pequeño puede marcar una gran diferencia en la vida de alguien.

necesita prueba? Lea estos encantadores cuentos de Secret Santas de la vida real que ayudaron a cambiar las vacaciones para nuestros lectores. ¡Estos relatos reales de extraños que dan un paso al frente podrían poner de buen humor incluso al Scrooge más gruñón!

obtener Resumen del lector's Leer el boletín para más historias inspiradoras, humor, limpieza, viajes, tecnología y datos divertidos durante toda la semana.

asado de costilla cocido

RD.com, Getty Images

Me gustaría proponer un asado

“Todo nuestro hogar contrajo COVID-19 solo unos días antes de Navidad. En medio del estrés, olvidé que ya había pedido un asado de costilla, ajustado para evitar cualquier confusión con un pedido permanente, para nuestra cena festiva. Cuando el carnicero llamó para decirnos que estaba listo, le dije que, lamentablemente, nos habíamos contagiado de COVID y no podíamos recogerlo. Él respondió: 'Lo dejaré cuando salga del trabajo'. No deberías estar sin la cena de Navidad. El timbre sonó a las 5:15 pm El asado estaba colgado en el pomo de la puerta. El carnicero saludó desde el final del camino de entrada y le pregunté cómo pagar. Él dijo: 'Feliz Navidad. Solo mejora'”. —Victoria Sefranek, Belén, Pensilvania

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir
error: Content is protected !!