Las increíbles historias reales de la valentía de las mascotas

Perro golden retriever con capa roja

Estudio TMB

Las mascotas heroicas salvan el día

Tener una mascota ciertamente tiene sus ventajas; la amistad leal, los dulces abrazos, los besos babosos: es suficiente para hacer que el corazón de cualquiera se hinche. Claro, los abrazos y los lindos trucos nos mantienen entretenidos, pero las mascotas también nos protegen de peligros visibles e invisibles. Si es necesario, pasan de ser nuestros adorables mejores amigos a mascotas heroicas en un instante.

Algunas mascotas, como Darby, el pitbull, entran en acción para salvar a sus dueños sin dudarlo. Otros, como Milo el beagle, hacen sonar la alarma para ayudar a los vecinos necesitados. Y otros, bueno... usan sus agudos instintos para proteger a sus seres queridos.

Nuestros lectores compartieron sus verdaderas historias de mascotas heroicas en la edición de noviembre de 2022 de Resumen del lector—Y hombre, estos cuentos entregaron. Desde una vaca diva que se hizo cargo de un incendio forestal hasta un gato sobreviviente que ahuyentó el peligro, estos amados animales se ganaron el merecido título de "mascota héroe".

Obtener Resumen del lector's Leer el boletín para más mascotas, humor, limpieza, viajes, tecnología y datos divertidos durante toda la semana.

Gato naranja y perro negro acurrucados uno al lado del otro

RD.com, cortesía de Kathleen Wanamaker

Sally salva a Punsey

“Una mañana, el prometido de mi hija, Jeremy, sacó el desayuno del congelador. Poco después, nuestra perra, Sally, llegó a su lado, gimiendo y paseándose de un lado a otro hasta que él la siguió a la cocina. Pateó y gritó en la puerta del congelador, pero no estaba pidiendo comida. Jeremy abrió la puerta del congelador y encontró a nuestro gatito, Punsey, tendido frío y fláccido en el estante de metal bajo. Punsey debió sentir curiosidad y se coló mientras Jeremy estaba de espaldas. Jeremy envolvió a Punsey en una toalla gruesa y lo sostuvo contra su pecho hasta que entró en calor y comenzó a moverse. Menos mal que Sally estaba cuidando a su amiguito". -Kathleen Wanamaker, Fayetteville, Carolina del Norte

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir
error: Content is protected !!