Función, mecanismo de acción, síntesis.

Estas Dopamina Es un neurotransmisor producido por una amplia pluralidad de animales, incluidos vertebrados e invertebrados. Es el neurotransmisor más esencial del sistema inquieto central de los mamíferos y participa en la regulación de diversas funciones como el accionar deportivo, el estado de ánimo o las emociones.

Se genera en el sistema inquieto central, que es el cerebro de los animales, como una parte de una substancia llamada catecolaminas. Las catecolaminas son un conjunto de neurotransmisores que se dejan libre en la sangre y que entienden tres sustancias principales: adrenalina, norepinefrina y dopamina.

Dopamina
Molécula de dopamina 3D.

Estas tres substancias se sintetizan a partir del aminoácido tirosina y pueden producirse en la glándula suprarrenal (la composición del riñón) o en las terminaciones inquietas de las neuronas.

Producida en muchas unas partes del cerebro, especialmente en la sustancia negra, la dopamina realiza la neurotransmisión en el sistema nervioso central activando cinco géneros de receptores de dopamina: D1, D2, D3, D4 y D5.

En todos y cada área del cerebro, la dopamina es quien se encarga de muchas funciones distintas.

Los mucho más importantes son: movimiento, regulación de la secreción de prolactina, activación del sistema del exitación, participación en la regulación del sueño y las conmuevas tal como activación de procesos cognitivos.

Sistema de dopamina

Hay una cantidad enorme de neuronas dopaminérgicas, la substancia química de la dopamina, en el cerebro. Dado que este neurotransmisor sea tan abundante y esté distribuido en múltiples áreas neuronales dio rincón al sistema dopaminérgico.

Estos sistemas nombran los distintos compuestos de dopamina en diferentes áreas del cerebro y las actividades y funciones que efectúan.

La principal ruta de transporte de dopamina en la sinapsis dopaminérgica Fuente: Smedlib, Pancrate / Public domain

De esta manera, la dopamina y su predicción se tienen la posibilidad de dividir en 3 sistemas primordiales.

Sistema ultracorto

Genera dos conjuntos principales de neuronas dopaminérgicas: neuronas del bulbo olfatorio y neuronas plexiformes retinianas.

Los 2 primeros conjuntos de funciones dopaminérgicas son los primordiales responsables de las funciones perceptivas de la vista y el olfato.

Sistema a largo plazo

Estos incluyen las células dopaminérgicas, que comienzan en el hipotálamo (la parte interna del cerebro) y suben al mesencéfalo (una glándula endocrina que secreta hormonas responsables de regular la homeostasis).

La primordial característica del segundo conjunto de dopaminas es regular los mecanismos de movimiento del cuerpo y procesos internos como la temperatura, el sueño y la estabilidad.

Sistema largo

El último conjunto incluye neuronas en el área ventral marcada (en el área del mesencéfalo) que mandan proyecciones a las tres áreas neurales principales: neostriea (caudado y putamen), corteza límbica y otras estructuras periféricas.

Estas células de dopamina son responsables de procesos mentales de nivel superior como la cognición, la memoria, la recompensa o la emoción.

Como vimos, la dopamina es una sustancia que se encuentra en prácticamente todas las zonas del cerebro y es capaz de efectuar ocupaciones y funciones mentales ilimitadas.

Es por ello que el correcto desempeño de la dopamina es escencial para el confort de las personas y que hay varios cambios socios a esta substancia.

No obstante, antes de comenzar a estudiar los efectos y los efectos de esta substancia en aspecto, echemos una ojeada más de cerca a su modo de acción y sus propiedades.

Síntesis de dopamina

La dopamina es una sustancia endógena del cerebro que el cuerpo genera de manera natural. La síntesis de este neurotransmisor tiene sitio en las terminaciones inquietas dopaminérgicas y es responsable de la alta concentración de enzimas.

Estas enzimas que fomentan la producción de serotonina son la tirosina hidroxilasa (TH) y el aminoácido aromático descarboxilasa (L-DOPA). Por consiguiente, las funcionalidades de estas 2 enzimas cerebrales son los principales causantes que predicen la producción de dopamina.

Tirosina hidroxilasa. Fuente: Gla086 / CC BY-SA (https://creativecommons.org/licenses/by-sa/3.0)

La enzima L-DOPA requiere la existencia de la enzima TH para realizarse y agregarse a esta última para producir dopamina. Además, el desarrollo habitual de neurotransmisores asimismo necesita la presencia de hierro.

La composición química de la levodopa (L-DOPA, L-3,4-dihidroxifenilalanina) Fuente: NEUROtiker / Public domain

En consecuencia, a fin de que la dopamina se produzca normalmente y se distribuya a diferentes zonas del cerebro, es precisa la participación de distintas substancias, enzimas y péptidos en el cuerpo.

mecanismo

La producción de dopamina citada previamente no enseña el papel de esta sustancia, solo su fachada.

Cuando se genera la dopamina, las neuronas dopaminérgicas comienzan a mostrarse en el cerebro, pero tienen que empezar a marchar para estar activas.

Como cualquier sustancia química, la dopamina precisa comunicarse entre sí para marchar, es decir, ha de ser transportada de una neurona a otra. De lo contrario, la sustancia siempre continuará en silencio y no realizará ninguna actividad cerebral o estimulación neural necesaria.

Para transportar dopamina de una neurona a otra neurona, es necesaria la presencia de receptores concretos, a entender, receptores de dopamina.

Un receptor se define como una molécula o una disposición de moléculas que reconoce selectivamente un ligando y puede ser activado por nuestro ligando.

Los receptores de dopamina pueden distinguir la dopamina de otros géneros de neurotransmisores y responder solo a ellos.

Cuando una neurona libera dopamina, continúa en el espacio intersináptico (el espacio entre neuronas) hasta que el receptor de dopamina la recibe y la distribución a otra neurona.

Tipos de receptores de dopamina

Hay muchos géneros de receptores de dopamina, cada uno con características y funciones específicas.

En particular, se tienen la posibilidad de distinguir cinco tipos primordiales: receptor D1, receptor D5, receptor D2, receptor D3 y receptor D4.

Los receptores D1 son más frecuentes en el sistema nervioso central, primordialmente en la tuberosidad olfativa, neostria, núcleo accumbens, amígdala, núcleo subtalámico y sustancia negra.

Su afinidad por la dopamina es parcialmente baja y la activación de estos receptores conduce a la activación de proteínas y la estimulación de varias enzimas.

Los receptores D5 son considerablemente más pequeños que los receptores D1 y tienen funcionalidades muy similares.

Los receptores D2 hay eminentemente en el hipocampo, núcleo accumbens y neostriatum y están acoplados a la proteína G.

Después de todo, los receptores D3 y D4 están eminentemente en la corteza cerebral y están involucrados en procesos cognitivos como la memoria o la atención.

La función de la dopamina

Composición bidimensional de la dopamina.

La dopamina se encuentra dentro de las substancias químicas más importantes del cerebro y, por ende, tiene múltiples funcionalidades.

El hecho de que esté muy extendido por todo el área cerebral provoca que este neurotransmisor no se limite a solo una actividad o función con características afines.

En verdad, la dopamina está implicada en varios procesos cerebrales y puede efectuar actividades muy dispares y muy diferentes. Las primordiales funcionalidades de la dopamina son:

Movimiento motor

Las neuronas dopaminérgicas, ubicadas en el área mucho más interna del cerebro, los ganglios basales, permiten los movimientos motores en el cerebro. Personas.

Los receptores D5 semejan estar particularmente comprometidos en esta actividad y la dopamina es un factor clave para conseguir una función motora óptima.

La evidencia más clara de este efecto de la dopamina es el hecho de que en la patología de Parkinson con esta patología, la carencia de dopamina en los ganglios basales puede afectar con seriedad el rendimiento físico del sujeto.

Memoria, concentración y estudio

La dopamina asimismo se distribuye a las áreas neuronales que apoyan la educación y la memoria, como el hipocampo y la corteza cerebral.

Si la dopamina liberada en estas áreas es insuficiente, se generan problemas de memoria, falta de concentración y adversidades de aprendizaje.

Sentimiento de recompensa

Quizás esta sea la función primordial de esta substancia, ya que la dopamina, que se excreta en el sistema límbico, permite la experiencia de placer y sentimientos de recompensa.

De esta forma, nuestro entendimiento libera de forma automática dopamina en el momento en que efectuamos una actividad que nos hace sentir cómodos, lo que nos deja experimentar experiencias agradables.

Inhibe la producción de prolactina.

La dopamina es quien se encarga de cortar la secreción de prolactina, una hormona peptídica que puede alentar la secreción de leche en la glándula mamaria y la síntesis de progesterona en el cuerpo lúteo.

Esta función se realiza primordialmente en el núcleo arqueado del hipotálamo y la hipófisis anterior.

Regulación del sueño

La función de la dopamina en la glándula pineal determina el ritmo circadiano humano, puesto que puede liberar melatonina y crear una sensación de sueño si uno no ha dormido a lo largo de bastante tiempo.

Además, la dopamina juega un papel importante en el manejo del mal (los escenarios bajos de dopamina están relacionados con los síntomas del dolor) y participa en el accionar de autorreflexión durante las náuseas.

Regulación de las conmuevas

Por último, la dopamina juega un papel importante en la regulación del estado de ánimo, con lo que los niveles bajos de esta substancia se han relacionado con el mal humor y la depresión.

Nosología relacionada con la dopamina

La dopamina es una substancia que puede realizar una amplia variedad de ocupaciones cerebrales, por lo que su disfunción puede conducir a muchas enfermedades. Lo más importante es.

enfermedad de Parkinson

Es la nosología mucho más de forma directa relacionada con la función de la dopamina en la zona del cerebro. En verdad, esta enfermedad está ocasionada primordialmente por la pérdida degenerativa del neurotransmisor dopamina en los ganglios basales.

La disminución de la dopamina conduce a los síntomas motores propios de la patología, pero asimismo puede dar lugar a otras manifestaciones relacionadas con la función de los neurotransmisores como el deterioro de la memoria, el deterioro de la concentración o la depresión.

El principal régimen farmacológico para la patología de Parkinson es el uso de precursores de dopamina (L-DOPA), que tienen la posibilidad de aumentar ligeramente la proporción de dopamina en el cerebro y aliviar los síntomas.

esquizofrenia

La primordial hipótesis de la etiología de la esquizofrenia se basa en la teoría dopaminérgica, que establece que la patología es ocasionada por el neurotransmisor hiperactivo dopamina.

Esta hipótesis se proviene de los efectos antipsicóticos de esta patología (inhibición del receptor D2) y del acompañamiento de la aptitud de fármacos que incrementan la actividad dopaminérgica (como la cocaína o la anfetamina) para inducir psicosis.

epilepsia

Según diversas visualizaciones clínicas, la epilepsia puede ser un síndrome de actividad dopaminérgica insuficiente, con lo que la producción insuficiente de dopamina en la región límbica del cerebro puede ocasionar esta patología.

Estos datos no están completamente equilibrados, pero están apoyados por la eficiencia de medicamentos que muestran desenlaces efectivos en el tratamiento de la epilepsia (anticonvulsivos) que aumentan la actividad de los receptores D2.

Adiccion

En exactamente el mismo mecanismo de la dopamina, se puede presenciar la alegría, la satisfacción y la motivación, y se mantiene la base de la adicción.

Las drogas que liberan más dopamina, como el tabaco, la cocaína, las anfetaminas y la morfina, son las drogas mucho más adictivas porque aumentan la producción de dopamina en las áreas de exitación y recompensa del cerebro.

referencia

  1. Arias-Montaño SI. Los receptores presinápticos regulan la síntesis de dopamina. Tesis doctoral, Instituto de fisiología, biofísica y neurociencias, CINVESTAV, 1990.
  2. Feldman RS, Meyer JS, Kunzel LF. Fundamentos de la neuropsicofarmacología. Sunderland, Sinauer, 1997: 277-344.
  3. Gobert A, Lejeune F, Rivet JM, Cistarelli L, Millan MJ. Los (coche) receptores de dopamina D3 inhiben la liberación de dopamina en la corteza frontal de ratas que se mueven libremente in vivo. J Neurochem 1996, 66: 2209-12.
  4. Hetey L, Kudrin V, Shemanov A, Rayevsky K, Delssner V. Los receptores presinápticos de dopamina y serotonina regulan la actividad de la tirosina hidroxilasa en los sinaptosomas del núcleo de las ratas accumbens. 1985 European Journal of Pharmacy, 43: 327-30.
  5. ¿¿¿¿Oh???? Dowd BF. La estructura de los receptores de dopamina. J Neurochem 1993, 60: 804-16.
  6. Poewe W. ¿Debería empezar el tratamiento para la enfermedad de Parkinson con agonistas de la dopamina? Neuron 1998, 50 (Anexo 6): S19-22.
  7. Sra. Starr. El papel de la dopamina en la epilepsia. Synapse 1996; 22: 159-94.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir
error: Content is protected !!