Dormir con luz puede aumentar el riesgo de infarto y diabetes

Cada noche que pasamos durmiendo en una habitación iluminada, en lugar de una habitación con poca luz, puede provocar un ritmo cardíaco más alto durante la noche y resistencia a la insulina por la mañana, según un pequeño estudio.

El estudio incluyó dos grupos de 10 adultos sanos. Un grupo durmió en habitaciones con poca luz durante dos noches consecutivas y el otro durmió en habitaciones con poca luz una noche y luego en habitaciones moderadamente iluminadas al día siguiente, según el estudio. Las habitaciones moderadamente iluminadas están iluminadas con luz cenital de 100 lux, que es tan brillante como lo sería en un día nublado.

Una luz de 100 lux también podría compararse con una pantalla de TV encendida en un cuarto oscuro o con una farola que brilla a través de una ventana con un velo delgado.

Aumento de la frecuencia cardíaca

Todos los participantes del estudio usaron monitores de frecuencia cardíaca para dormir, y en la segunda noche, el grupo que durmió en habitaciones moderadamente iluminadas mostró un marcado aumento en la frecuencia cardíaca mientras dormía, en comparación con la noche anterior, observaron los investigadores. El grupo que durmió con poca luz ambas noches no mostró cambios significativos.

La investigación muestra que el ritmo cardíaco aumenta cuando dormimos en una habitación moderadamente iluminada. Aunque estemos dormidos, El sistema nervioso autónomo se activa. El sistema nervioso autónomo regula los procesos corporales involuntarios, como la respiración, el ritmo cardíaco, la dilatación de las pupilas y la digestión, así como la respuesta de lucha o huida. Si el sistema nervioso autónomo aumenta la frecuencia cortica durante la noche, es malo. En general, la frecuencia cardíaca junto con otros parámetros cardiovasculares son más bajos durante la noche y más altos durante el día.

dormir con luz encendida diabetes

Mayor resistencia a la insulina

Los autores del estudio también realizaron varias pruebas para estimar la resistencia a la insulina de los participantes cada mañana del estudio, después de despertarse. La hormona insulina normalmente ayuda a las células a absorber glucosa o azúcar del torrente sanguíneo. Pero cuando las células son resistentes a la insulina, no absorben la glucosa tan fácilmente y el cuerpo produce más y más insulina para compensar. Con el tiempo, las células se vuelven resistentes incluso a estos niveles de insulina altísimos, lo que hace que los niveles de azucar en la sangre se disparen.

En la primera mañana, después de dormir en habitaciones con poca luz, ambos grupos de estudio obtuvieron resultados similares en las pruebas de resistencia a la insulina. Estas pruebas incluyen la evaluación del modelo homeostático de resistencia a la insulina, un cálculo que tiene en cuenta los niveles de insulina y azúcar en la sangre en ayunas, así como pruebas directas de cómo responde el organismo a la glucosa, denominada prueba de tolerancia oral a la glucosa y el índice de sensibilidad a la insulina de Matsuda.

En la segunda mañana, los que tuvieronnon que dormir con luz obtuvieron peores resultados en estas pruebas, mientras que el grupo que durmió con poca luz obtuvo casi igual o mejor que el día anterior. La exposición a una sola noche de luz ambiental durante el sueño aumentó las medidas de resistencia a la insulina a la mañana siguiente.

Así que parece que el inofensivo hecho de dormir con luz puede ser bastante dañino para la salud.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir
error: Content is protected !!