Arteriolas: características, histología, función

esta Arteriolas Estos son pequeños vasos sanguíneos que forman parte del sistema arterial y actúan como cilindros de control a través de los que se transporta la sangre desde las arterias a los capilares. Las arteriolas tienen paredes musculares lisas fuertes que tienen la posibilidad de ocasionar vasoconstricción (cierre) y vasodilatación (apertura o relajación).

La aptitud de las arterias pequeñas para cerrarse o dilatarse varias ocasiones es importante porque les deja responder al calor, el frío, la presión y las hormonas, tal como a factores químicos locales en los tejidos (como la hipoxia). De esta manera, el flujo sanguíneo a los tejidos cambia según sea preciso.

Fuente: Kelvinsong [CC BY-SA 3.0 (https://creativecommons.org/licenses/by-sa/3.0)]

características

La sangre se bombea desde el corazón a las arterias, que se ramifican en arterias pequeñas, luego en arterias pequeñas y al final en el complejo sistema capilar, donde se equilibra con el líquido intersticial.

Las arteriolas y arteriolas suprimen las fluctuaciones de la presión arterial entre la sístole y la diástole. El fluído sanguíneo y la presión arterial disminuyen gradualmente.

Las causas de la disminución en la velocidad del flujo sanguíneo son: 1) Los diámetros de las arterias pequeñas (0.01 a 0.20 mm) y capilares (0.006-0.010 mm) son mucho más pequeños que el diámetro de las arterias (25 mm) por lo que están ajustados y el río presenta mayor resistencia; 2) Cuanto mucho más lejos del corazón, mucho más ramas del sistema arterial y mayor es la sección transversal.

Las arteriolas juegan un papel clave en la regulación de la presión arterial. Conforme incrementa el diámetro de las arterias pequeñas, la vasodilatación y la presión arterial reducen. En el momento en que su diámetro disminuye, aumenta la presión arterial vasoconstrictora. Por consiguiente, las arterias pequeñas se denominan vasos de resistencia.

La vasoconstricción de las arterias pequeñas de un órgano reduce el flujo sanguíneo a ese órgano. La vasodilatación tiene el efecto opuesto.

histología

El diámetro de la luz arteriolar corresponde al grosor de su pared y consta de tres capas o capas: 1) íntima (o interna); 2) concepto; 3) Maleza (o Adventitia).

El vestido configurado es la cubierta más interna. Está compuesto por el endotelio (compuesto por células epiteliales), la capa subendotelial (formada por células fibroblásticas que sintetizan colágeno y elastina) y la capa basal (o cubierta flexible interna). La última cubierta está que se encuentra en las arterias enormes, pero no en las arterias pequeñas.

Las medias de cintura están hechas de una o mucho más capas de músculo liso reforzadas con lona elástica para conformar una capa flexible llamada lámina flexible exterior. Esta tabla divide el medio de la membrana exterior.

La membrana externa es la capa mucho más externa. Tiende a ser una fina capa de tejido conectivo, fibras inquietas y fibras de colágeno. Esta cubierta se fusiona con el tejido conectivo de los órganos circundantes.

La microvascularización empieza a nivel de las arteriolas. Está compuesto por pequeñas arterias (arteriolas) que llevan sangre al sistema capilar. La anastomosis veno-arteriolar deja el flujo directo de las arteriolas a las vénulas.

representar

Los cambios en el diámetro de los vasos resistentes (arteriolas y arteriolas) son el mecanismo más esencial para regular la resistencia del sistema vascular. Comunmente, estos vasos sanguíneos resistentes se contraen medianamente, lo que se conoce como tensión en los vasos sanguíneos.

La presión arterial se crea por la contracción de los músculos planos de las paredes de los vasos sanguíneos.

Desde esta condición, los vasos sanguíneos se estrechan o ensanchan más, mudando su resistencia. Este mecanismo reacciona a componentes externos, neurales o humorales o a factores internos como hormonas o metabolitos locales.

La vasoconstricción es estimulada por fibras inquietas en el sistema nervioso simpático y hormonas que circulan en la sangre. Por servirnos de un ejemplo, la noradrenalina, un neurotransmisor, se propaga mediante la capa muscular y también induce la contracción celular.

La vasodilatación es activada por las fibras inquietas del sistema inquieto parasimpático. Por ejemplo, la liberación de acetilcolina de las terminaciones nerviosas estimula el endotelio para dejar en libertad óxido nítrico, lo que lleva a la vasodilatación.

Los cambios en la resistencia arteriolar son importantes para el funcionamiento de todos los órganos y tejidos, singularmente los riñones, la piel y los músculos esqueléticos.

Función de las arteriolas nefríticos

La presión arterial sistémica está regulada por mecanismos internos o externos. En el último caso, el corazón se ve afectado primero y luego el riñón. Este último controla la presión arterial a través del sistema renina-angiotensina.

Cuando los riñones experimentan una caída de la presión arterial, secretan reninasa, que elimina el angiotensinógeno (una proteína plasmática) y desata una secuencia de reacciones que por último sintetizan la angiotensina II. Esta hormona hace que los vasos sanguíneos se contraigan y aumente la secreción de aldosterona.

La aldosterona es una hormona que promueve la absorción de sal. Este efecto empeora la presión arterial alta existente. Cuando la presión arterial diastólica sobrepasa los 120 mmHg, los vasos sanguíneos sangran y los riñones y el corazón se deterioran velozmente y conducen a la desaparición.

Los inhibidores de la enzima convertidora de angiotensina dilatan las arteriolas eferentes en la corteza renal, lo que resulta en una disminución de la tasa de filtración glomerular. Estos fármacos tienen la posibilidad de reducir la filtración excesiva y la patología renal en diabéticos.

Prostaglandina Y también.2 I2, la bradicinina, el óxido nítrico y la dopamina hacen que las arteriolas renales se dilaten y aumenten el fluído sanguíneo a los riñones.

El papel de las arteriolas en la piel.

El sistema inquieto controla el ajuste del diámetro de las arteriolas de la piel en respuesta a los cambios de temperatura.

En tiempos cálidos, las arterias pequeñas se dilatan y incrementan el flujo sanguíneo mediante la piel. Como resultado, el exceso de calor se irradia desde la área del cuerpo al medioambiente.

En clima frío, las arterias pequeñas se contraen para retener el calor. Al reducir el fluído sanguíneo mediante la dermis, se mantiene el calor en el cuerpo.

El papel de las arteriolas en los músculos esqueléticos.

En contraste al cerebro, que recibe un fluído sanguíneo incesante, el músculo esquelético recibe un fluído sanguíneo variable, que depende del nivel de actividad. En reposo, las arterias pequeñas se contraen, por lo que el fluído sanguíneo a la mayoría de los pilíferos es muy deficiente. El flujo sanguíneo total por medio de los músculos es de 1 l / min.

Durante el ejercicio, las arteriolas se dilatan debido a la adrenalina y la noradrenalina de la médula suprarrenal y los nervios simpáticos.

El esfínter precapilar se expande en respuesta a metabolitos musculares (como ácido láctico, CO)2 Y adenosina. El flujo sanguíneo incrementa más de 20 veces con el ejercicio intenso.

realizar referencia a

  1. Aaronson, PI, Ward, JPT, Wiener, CM, Schulman, SP, Gill, JS 1999. Revisión del sistema cardiovascular Blackwell, Oxford.
  2. Barrett, KE, Brooks, HL, Barman, SM, Yuan, JX-J. 2019. Revisión de fisiología médica de Ganong. McGraw-Hill, Nueva York.
  3. Gartner, LP, Hiatt, JL, Strum, JM 2011. Biología celular y también histología. Wolters Kluwer-Lippincott William y Wilkins, Baltimore.
  4. Blick, DC 2012. Sistema cardiovascular: fisiología, diagnóstico e importancia clínica. InTech, Rijeka.
  5. Hall, JE 2016. Libro de artículo de fisiología médica de Guyton y Hall. Elsevier, Filadelfia.
  6. Johnson, KE 1991. Histología y biología celular. Williams y Wilkins. Baltimore.
  7. Kraemer, WJ, Rogol, AD 2005. El sistema endocrino a lo largo del ejercicio y el ejercicio. Blackwell, Malden.
  8. Lowe, JS y Anderson, PG 2015. Histología humana. De lo contrario. Crema Filadelfia.
  9. Rogers, K. 2011. Sistema cardiovascular. British Education Press, Novedosa York.
  10. Taylor, RB 2005. Patología cardiovascular de Taylor: Manual. Springer, Novedosa York.
  11. Pappel, EJ etcétera. 2002. Manual de Medicina Cardiovascular. Lippincott Williams y Wilkins, Filadelfia.
  12. Whittemore, S., Cooley, DA 2004. Circulación. Chelsea House, Nueva York.
  13. Willerson, JT, Cohn, JN, Wellens, HJJ, Holmes, DR, Jr. 2007. Medicina cardiovascular. Springer, Londres.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir
error: Content is protected !!